14 sept. 2015

Reseña: Made You Up - Francesca Zappia

*Libro leído en inglés. 
Fragmentos son de traducción propia
Nombre: Made You Up
Autora: Francesca Zappia - Estadounidense
N° de páginas: 428
"Alex pelea una batalla constante para poder ver la diferencia entre realidad e ilusión. Armada con una actitud a la defensiva, su cámara, una bola mágica, y su única aliada (su hermana pequeña), Alex lleva una guerra contra su esquizofrenia, determinada a permanecer lúcida el tiempo suficiente para entrar a la universidad. Es bastante optimista acerca de sus posibilidades hasta que las clases comienzan y se encuentra con Miles. ¿Ella no lo había imaginado? Antes de que se de cuenta, Alex está haciendo amigos, yendo a fiestas, enamorándose, y experimentando todos los rituales típicos de una adolescente. Pero Alex está acostumbrada a estar loca. No está preparada para lo normal."
Primer y último párrafo del libro:
Primero:
"Si era buena en la tienda, me daban un Yoo-hoo. Si era realmente buena, podía ver a las langostas.
Hoy, fui realmente buena."
Último:
 "Me dí la vuelta y cerré los ojos.
-Nunca lo son."

Trozos varios y sin importancia: 
Pág 84: "-¿Qué pintaste con spray?
-El piso del gimnasio, acabo de decir.
-¿Qué pintaste con spray en el piso del gimnasio?"
Pág 201: "-¡QUITENSE DE ENCIMA! ¡USTEDES HIJAS DE PUTA HICIERON ESTO! ¡VOY A MATARLAS!
-¡No lo hicimos! -Stacey gritó de vuelta, sangre cayendo por su labio- ¡Déjame ir!"
Pág 328: "Vi lo que Miles quería decir cuando había dicho que las personas iban a comenzar a pagarle para hacer cosas ridículas. En química, alguien le dio treinta dolares para que llamara a la Sra. Dalton una "puta succionadora de Coca-cola" en Alemán, cosa que por supuesto ella no entendió."

 Opinión: El libro comienza con una Alex pequeña en un pequeño supermercado, mirando un tanque de langostas, pensando en como todas están ahí atrapadas y en como quiere liberarlas. Entonces aparece un chiquillo de ojos azules, que habla con terminos científicos y que Alex apenas puede comenzar a entender. Él la ayuda a liberar a los animalillos y se va antes de que la madre de ella pueda encontrarla. Pero las langostas no son rojas antes de que hierban. Y Alex nunca las liberó. La esquizofrenia no debería aparecer antes de la adolescencia tardía, pero ella es la excepción. 
Después de eso el libro se salta años hasta el último año de escuela de la protagonista, en el cual Alex tuvo que cambiarse de escuela por un incidente en su último instituto del cual no nos dan detalles, pero en el cual sabemos, todos se enteraron de que era esquizofrénica. El único amigo que tiene no sabe nada de su enfermedad, y planea que en su nueva escuela nadie se entere tampoco. Todo va bien hasta que se topa con Miles. Que es idéntico al niño de ojos azules que la ayudó a liberar a las langostas. Pero él el real, y aquel niño no lo era. ¿O sí?
Eso es más o menos el problema inicial. Alex es un personaje que me gustó bastante, me pareció que llevaba su enfermedad de una buena forma -o tan bien como se puede llevar-, y en ningún momento me pareció molesta o que se victimizaba, es más, hasta me parecía graciosa. La verdad es que sufría un montón, porque nunca sabía si las cosas que veía, o escuchaba, o incluso que tocaba eran reales o no, y eso también te confundía como lector, porque la historia la contaba ella, pero para mí eso era un punto a favor, porque aunque te causaba dolores de cabeza, es una forma nueva de leer una historia, y la autora supo llevarlo a cabo. Miles, por el otro lado, fue mi personaje favorito por mucho. No puedo decir demasiado de él sin hacer un spoiler, pero creo que es un personaje que no he visto en otras novelas, y es refrescante leer algo nuevo. 
Lo que no me enganchó demasiado fue el argumento, que creo que no tenía ningún sentido. Se me hace que inventaron cualquier cosa e hicieron que encajara como pudiera. Era débil, la verdad. No la parte de la esquizofrenia, esa estuvo deliciosamente lograda. No la parte de los personajes, que también fue un encanto. Sino la parte que pretendía ser 'la historia' que se llevaba en el libro. Eso fue totalmente deprimente. Además, otra cosa que me molestó fue que, en algunas páginas hacia el último tercio del libro, no se entendía nada, y tipo, no porque Alex estuviera alucinando, sino porque en un momento estaban dentro de una habitación, y a la siguiente linea estaban en un pasillo y a la siguiente dentro de la habitación otra vez, sin ninguna explicación, además de que por un espacio de más o menos veinte páginas solo ocurrían situaciones absurdas, que no aportaban nada a la trama del libro y que tampoco eran alucinaciones.
Si quedé con un buen sabor de boca después de terminar el libro fue solo porque el tema de la enfermedad mental estuvo bien tratado. Y por Miles. Esas dos cosas valieron demasiado la pena, supongo.

4 comentarios:

Kiara dijo...

No me llama mucho la atención este libro pero me ha gustado tu reseña.
Besos y feliz semana!

Lucia Castillo Cabrera dijo...

A ver si me animoo

Jisela Riascos dijo...

El diseño de tu blog me encanta...no había visto que lo cambiaste xD
El libro no me llama demasiado, pero por lo que dices en tu reseña tal vez le de una oportunidad.
Saludos :)

Jisela Riascos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Archive

Subscribe

Flickr