3 jul. 2017

Reseña: Rabbit Cake - Annie Hartnett

Título: Rabbit Cake
Autor: Annie Hartnett
Nº de páginas: 327
Elvis Babbitt tiene una buena cabeza para los hechos: sabe que la ciencia prueba que el amarillo es el color más feliz, sabe que una jirafa macho saludable pesa alrededor de 3.000 libras, y sabe que la rata topo lampiña es el roedor que vive más. También sabe que planea permanecer en luto por su madre, quién recientemente se ahogó mientras caminaba dormida, por exactamente 18 meses.
Pero hay cosas que Elvis todavía no sabe; tales como, cómo evitar que su hermana Lizzie se envenene a si misma mientras come dormida o por qué su padre ha comenzado a usar la bata de su mamá mientras anda por la casa.
Elvis investiga las extrañas circunstancias de la muerte de su madre y encuentra consuelo, y quizás respuestas, en las personas -y animales- de Freedom, Alabama
Primer y último párrafo del libro:
Primero:
"En mi décimo cumpleaños, seis meses antes de que caminara dormida hacia el río, mi madre quemó el pastel en forma de conejo.
-Los 10 años podrían no ser muy buenos para ti -me dijo, apretándome el hombro."
Último:
"Cierra los ojos por momentos cada vez más largos, sus parpados se quedan cerrados como si fuera a dormirse justo ahí, en mi abrazo."
 
Trozos varios y sin importancia:
Pág 13: "Lizzie y yo pensamos que significaba que Mamá iba a suicidarse algún día, aunque yo creía que esperaría hasta que Lizzie y yo fuéramos mucho, mucho mayores. Cuando ya no la necesitáramos tanto."
Pág 147: "Me pregunté que pensaría Mamá, acerca de el hecho de que yo hubiera sido expulsada del zoológico, acerca de Lizzie rehusándose a volver a la escuela, acerca del proyecto de los pasteles en forma de conejo. Estamos intentando ser buenos, pensé."
Pág 201: "Cuando caminaba a casa, me pregunté qué cosas sabían los animales nocturnos sobre la noche que yo no sabía. Nunca había creído realmente que mi mamá se mataría -no importaba lo que hubiera predicho la Señorita Ida-, hasta que la encontraron en el río."

 Opinión: Elvis es una niña que viene de una familia poco común: su madre y su hermana son sonámbulas, su nombre se lo dieron por compartir cumpleaños con el Rey del rock & roll, y sus padres parecen guardarle más secretos de los que deberían, aún más de lo que sería apropiado para una niña de su edad.
El libro comienza con la pequeña Elvis hablándonos de como su madre solía hornear pasteles en forma de conejo para todas las ocasiones especiales; no sólo cumpleaños y fiestas, sino también solsticios y comienzos del año escolar. Y como ese año uno de los pasteles se había quemado, y ahora su había muerto. Desde ese punto comienza a desarrollarse la historia, y a medida que Elvis nos presenta a su familia se van entregando más detalles sobre la situación: los secretos de su madre, el sonambulismo de su hermana, las extrañas actitudes de su padre y la forma analítica y estructurada en la que funciona la mente de esta niña de 10 años (12 al finalizar el libro).
Si bien las extrañas situaciones en las que Elvis se ve envuelta a lo largo de la historia (de las que no voy a hablar, boo anti-spoiler whore) son un punto fuerte y probablemente lo que le da "sabor" al libro, diría que mi parte favorita fue la voz que narra todo: la misma Elvis. 
Como ya mencioné antes, la mente de la niña es estructurada: quiere saber si la cantidad de pena que siente por perder a su madre es la correcta, quiere saber por cuánto tiempo debería sentirla, quiere saber cómo es normal sentirla, quiere saber cómo murió realmente su madre, quiere saber la verdad sobre los secretos que le guardan, quiere saber como ayudar a su hermana, quiere saber más sobre los animales, Elvis quiere saber saber saber saber, y es quizás esta sola característica suya la que hace que este libro sea tan especial. Nos ayuda a ver una historia de pérdida y dificultades con un foco al que no estamos acostumbrados; no es un libro que deprima, no es un libro que haga infeliz, por el contrario, la protagonista casi logra que la situación se sienta positiva, como si tuviera solución, como si logrando entender el por qué de las cosas todo pudiera arreglarse.
No es ningún secreto que tengo debilidad por los libros narrados con voces infantiles, pero es que siempre logran que leer sus historias sea refrescante, distinto. La perspectiva de los niños nunca falla, sobre todo cuando hay que hablar sobre temas difíciles. 
Creo que la autora supo mezclar en justa medida elementos interesantes (ajenos a Elvis) con la voz principal de su historia, e insisto en que, si bien diría que el libro completo es el punto fuerte del libro, el elemento principal y más acertado fue la perspectiva que Elvis le dio a toda la situación.
¿Se los recomiendo? Por supuesto que sí. No me quejé del libro ni una sola vez. Go read it. 


 5 / 5

 

No hay comentarios:

Archive